La Fragata Negra

economia

La decadencia de la clase política

Escrito por barcomoreno 23-01-2013 en General. Comentarios (0)

Se manifiesta como una incapacidad para responder a los desafíos provenientes del ambiente, de una sensación de vulnerabilidad y de controlar o administrar las transformaciones que en el ámbito social se producen. Es una disminución drástica de la capacidad política para gestionar lo que tiene que gestionar. Esa es la decadencia política.

Decir que la clase política está en decadencia no es una opinión, es un dato corroborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). ¿De verdad hay quien defienda que los políticos españoles están en auge ahora que las encuestas los sitúan como el tercer mayor problema de los españoles?

Lo que debería provocar un consenso urgente entre los partidos políticos no es la respuesta corporativista contra lo que dijo el juez Santiago Pedraz (exactamente eso: "decadente clase política", sino un plan urgente contra esa decadencia que envuelve a todos y cada uno de ellos, antes de que el divorcio con la ciudadanía vaya a más y sea irreversible.

No es admisible, por ejemplo, que uno de cada cinco parlamentarios del Partido Popular en las Cortes Valencianas esté imputado por corrupción. No es admisible los ERE´s, los escándalos de Bankia, los escarceos de Urdangarín, los sobres de Bárcenas. No ha habido día en las últimas semanas que no hayan aflorado nuevos casos. ¿Y saben cuál es el problema? Que no pasa nada. Nada. De ahí el abismo entre la sociedad y los políticos. Afecta a todo el sistema. Hay sensación de vulnerabilidad, como dije antes, cuando indultan al conductor kamikaze que mató a dos personas circulando 13km. en dirección contraria por una autovía.  

La falta de confianza es masiva y creciente entre los líderes políticos. Así, en los últimos meses, según encuestas de Metroscopia, en torno a un 80% de la población no confía en la gestión pública de Rajoy y otro 80% -de composición distinta al anterior- no confía en Rubalcaba, como jefe de la oposición; la clase política aparece como problema (el tercero, tras el paro y los problemas económicos), no como solución. En su último barómetro, publicado el pasado 13 de enero, el 74% de la población desaprueba la gestión de Rajoy como presidente de Gobierno y al 84% le inspira poca o ninguna confianza. En el caso de Rubalcaba alcanza el 81% de desaprobación y el 91% de desconfianza. Además, el 88% (85% de votantes del PP y el 93% de votantes del PSOE) afirma que Los políticos actuales están más preocupados por sus propios problemas e intereses que por resolver los de nuestra sociedad, y el 81% (73% del PP y 86% del PSOE) dice que Los políticos actuales crean problemas en lugar de resolverlos.  Y el 95% (95% del PP y 96% del PSOE) cree que Los partidos tienden a tapar y proteger a aquellos de sus militantes corruptos en vez de denunciarles y expulsarles.

Seguirá siendo indecente, seguirá siendo una preocupación, pero el abismo está convirtiéndose en insalbable. Y eso, eso señores políticos, no se arregla de la noche a la mañana. Y eso, eso compatriotas ciudadanos, no cambiará hasta que cambiemos nosotros.

 

 

"La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir."

Jacques Benigne Bossuet (1627-1704) Clérigo católico francés y escritor.

 

UNA CARTA AL SEÑOR PRESIDENTE DEL GOBIERNO

Escrito por barcomoreno 08-10-2012 en General. Comentarios (0)

Querido presidente:

Antes me preocupaba la clase política. A la que usted pertenece desde hace tanto.Veía sus declaraciones, criticaba y (muy pocas de las veces), le alababa en decisiones difíciles cuestionadas por una mayoría que se cree Ministro. Ahora ya no tanto. Según una encuesta realizada por Metroscopia en el diario El País, que seguro que alguno de sus asesores le ha pasado, el 91% de los encuestados cree que va a haber más manifestaciones masivas. Un 84% cree que va a aumentar la inseguridad ciudadana. Un 79% que se van a producir protestas violentas, asaltos a comercios (64%) o boicoteos a bancos (61%). Y aunque la mayoría cree en la ley, tres de cada diez personas ya no lo ven como la barrera ante la que siempre hay que detenerse. No he ido a las manifestaciones, para serle sincero, pero eso no significa que no comparta el malestar.

Esa es la España que tenemos hoy en día. Una España que no confía en su clase política, señor Rajoy. Que se ha ganado a pulso su decadencia (esa misma de la que hablaba el juez Pedraz), con sus actos, sin dar ejemplo y sin cosechar prácticamente ningún caso paradigmático de que las cosas están yendo bien. Porque no están yendo bien. Políticos que no sé qué se les pasa por la cabeza cuando dicen que "las leyes están como las mujeres, para violarlas".

Percibo, no sé si justificadamente o no, que se está cultivando un germen de malestar que espero no arraigue en espiral de violencia. Que los jóvenes sigamos teniendo en nuestras mochilas libros y CV; y que no los sustituyamos por cócteles molotov. Puesto que la situación es insostenible, pero no sé cuánto más puede sostenerse la paciencia.

Necesitamos un plan, un plan de crecimiento. Una maldita luz, señor Rajoy. Un puto rayo de esperanza, y perdone mi lenguaje. Que los adultos más maduros que no encuentren trabajo, cuando acabe la crisis esperemos que lo hayan encontrado, porque para nosotros los jóvenes ya está perdido. Y lo creo firmemente. Es precariedad o paro, como escuché decir. Lamento profundamente mi pesimismo al decir y confirmar que, efectivamente, somos una generación perdida.

A veces, créame, me levanto más ilusionado, recordando los malditos consejos de los libros de auto-ayuda y demás vende-burras. Pero hoy no, fíjese usted. Hoy me ha tocado levantarme nuevamente triste, sin esperanza, al leer y recordar comentarios de amigos de promoción que tan mal lo están pasando. Mucho menos es la alegría si leo las noticias y ese "termómetro social" que es twitter. Los clichés que mis padres me decían, como "estudia si no quieres acabar como basurero", se han quedado en un "ojalá lo sea".

Yo no he vivido por encima de mis posibilidades, señor Rajoy. No lo considero así. ¿Cuáles eran éstas? Dudo mucho que pueda comprarme un piso en mi vida, que viviré de alquiler y que no podré tener muchos hijos porque será imposible mantenerlos. Sin embargo, no creo que mi camino repita la misma dirección que el equivocado que tomó  la generación de mis padres, que ve estupefacta como se marchan sus hijos al extranjero sin que puedan ofrecerles nada.   

Que pase el tiempo rápido, señor presidente. Eso es lo que pido. Que pase esta pesadilla pronto y que elabore un maldito plan, a poder ser alejado de casinos y hoteles. Y que encuentre las fuerzas necesarias para seguir luchando y sacarnos de ésta, pues a mí, como a muchos, se nos están acabando.

Será que me he levantado pesimista.

Un saludo, y suerte en las elecciones.

A.Barco.

ENCRIPTACIONES, LENGUAJE Y COMISIONES

Escrito por barcomoreno 24-09-2012 en General. Comentarios (1)

En la Segunda Guerra Mundial, los Aliados echaron mano de indios nativos navajos para encriptar los mensajes que sus tropas usaban en combate, con el fin de que los alemanes no pudieran descifrar el lenguaje y tomar ventaja en la contienda.

Desde los tiempos de J. Edgar Hoover (“Prefiero tener a Edgar dentro de la tienda meando hacia fuera, que fuera de la tienda meando hacia dentro”, definió lapidariamente el presidente Lyndon Johnson), el FBI ha evolucionado que es una barbaridad. Aunque los navajos siempre fueran una opción. Ahora, para que sepan ustedes, se dedica también a perseguir con ahínco los fraudes financieros. Es normal, está muy de moda y, además, ayuda a "humanizar" a la institución. Recientemente, después de duros meses de trabajo, consiguió descifrar el código que utilizaban algunos bancos villanos para manipular la compra de deuda municipal estadounidense. Según los investigadores federales, ante economistas de las universidades más prestigiosas, los bancos acusados “hablaban en código, como la mafia o los traficantes de droga” para acordar los precios, manipular las subastas y engañar a los ciudadanos. La agencia ha detenido a tres empleados del banco suizo UBS y otras 19 personas están sometidas a investigación. Aseguran que Bank of America y JP Morgan Chase también están en la pomada. El FBI debería publicar el código, para que los contribuyentes se hagan una idea de la imaginación desplegada por los empleados defraudadores para burlar la vigilancia de las autoridades financieras. Pero no lo ha hecho y, viendo el argot que usan los narcos y delincuentes, imagine usted la complejidad. Con el FBI no han podido.

Algo no cuadra. De todos es famoso la utilización de tecnicismos hipotecarios y lenguaje ilegible financiero para disfrazar condiciones y comisiones, pero ¿de verdad necesitan los bancos e intermediarios financieros un argot o lenguaje encriptado para ocultar sus intenciones? ¿El lenguaje bancario no es lo suficientemente críptico como para despistar a los agentes de la ley y el orden? Si se han inventado un idioma propio para acordar los precios y burlar el mercado, debe ser extremadamente difícil de descifrar. Como para que lo analicen los lingüistas del Instituto Tecnológico de Massachussetts o de Harvard. Imagínense ustedes con una persona normal de la calle.

En España es bien afamado el caso de las preferentes. Vendiendo este paquete bomba dinerario a personal analfabetamente financieras y sin posibilidades de contratar a un "traductor". Y eso que no están en euskera (también utilizado en la IIGM) ni en indio navajo, sino en la misma lengua de Cervantes. Puesto que el FBI ya ha conseguido lo más difícil y dispone de la decodificación del lenguaje metabancario, podría ayudar a los consumidores españoles a descifrar el contenido de contratos e hipotecas, la letra pequeña de los préstamos y la interpretación de las comisiones bancarias. Todas legales, por supuesto, pero enigmáticas. Los clientes llevan decenios intentándolo y no lo han conseguido. Habrá que ser del FBI para entenderlos.

¿Héroes o Villanos? El caso Sánchez Gordillo

Escrito por barcomoreno 23-08-2012 en General. Comentarios (2)

Está de moda. La cruzada de este señor, nos guste o no, está dando que hablar. Hoy estaba en Córdoba arropado por sus simpatizantes. Mañana seguirá su marcha hacia Jaén. El famoso alcalde de Marinaleda es aplaudido por la convicción de sus ideales y valupendiado por sus formas.

 

Esta entrada la he escrito motivado porque muchos amigos me han pedido mi opinión. Para presentarlo (si es que hacía falta), transcribo una pequeñísima biografía extraída del blog de mi amigo Carlos Valverde (tenéis el link a su derecha por si queréis visitarlo), que describe muy concretamente:

 

"Juan Manuel Sánchez Gordillo, actual alcalde de la utópica Marinaleda (y lleva en el cargo desde 1979, es el único que conocen en esta población desde que acabara el franquismo).

 

Sánchez Gordillo es miembro de Izquierda Unida (IU) y parlamentario por la misma en el Parlamento andaluz (encabezando la lista sevillana a la candidatura de las elecciones andaluzas, y negándose a pactar con el PSOE-A). No cobra sueldo por su alcaldía, y de los 3.100€ que se le asignan en el Parlamento dona 1.000€ a IU y a distintas ONG. En su pueblo, se puede acceder a una vivienda desde 15€/mes, afirma que existe un pleno empleo gracias a una cooperativa agraria local, y todas las decisiones se adoptan mediante asambleas. Además, últimamente ha pedido que todos los supermercados donen los alimentos que estén a punto de caducar a la organización Cáritas Diocesana. Fuera o no éste nuestro héroe, desde luego el hombre apunta maneras."

 
Yo creo que la práctica totalidad de españoles han terminado por conocer a este hombre de firmes principios. Del lado más comunista de IU, su protagonismo mediático ha venido sobre todo por los casos ilícitos de asaltos a supermercados para dárselo a los bancos de alimentos que, intuyo, la práctica totalidad de españoles desaprueba. Al menos en su forma, su método. Otra cosa es que podamos estar de acuerdo en su transfondo. Yo aquí amigos, seré breve y poco original. Hay otras maneras de luchar por la causa, efectivamente. Pero comparto parte de su argumentario de la injusticia, el reparto desigual y los beneficios -más allá de los económicos- de los más poderosos. Es decir, que no tengo, lamentándolo mucho, nada nuevo que aportarle. Otra cosa también son sus soluciones a los problemas. Tampoco entraré en materia. 
 
Lo que sí puedo hacer es valorar otro asunto que, a colación del anterior, también se ha venido discutiendo. Se ha comparado a Sánchez Gordillo con un Robin Hood. Ese héroe inglés medieval que robaba a los ricos para dárselo a los pobres. Yo no lo veo así, sinceramente. Yo creo que Gordillo se asemeja más a un héroe como Batman. Le explico el por qué.
 
Para los que conocemos algo más profundamente la vida del hombre murciélago que el resto de los mortales, sobre todo más allá del monumento mediático-mesiánico que es esa trilogía fílmica de Christopher Nolan, siempre hemos identificado la figura de Batman como un símbolo. La Bat-señal es el mayor exponente de ello. Que no tenga súper-poderes, otro.
 
Él siempre fue el héroe de Gotham y convirtió su lucha contra el crimen y la injusticia para defender a su pueblo. Nunca quiso vengar la muerte de sus padres, si no ayudar a los habitantes de una moderna ciudad. Esa con la que tanta conexión tenía: la que le dio sus riquezas y volvió a quitárselas. Lo ganó todo por ella, y lo perdió todo también por ella. Enfrentándose al miedo con el propio miedo, consigue derrotar a lo que los ciudadanos temen y les oprime. La corrupción, la cleptocracia, la falta de valores, la pérdida de la dignidad, el abuso político, el contrabando, la unión de poderes, etc. Batman les da la libertad, el empujón necesario para levantarse, manifestarse y reaccionar. Ahí es donde reside el heroismo del alter-ego de Bruce Wayne. El hilo de esperanza que aparece en la noche, con la luz de su señal reflejado en las nubes de Gotham. Una sociedad egoísta que estaba adormilada y se auto-protege como mejor puede, pero que resurge del aletargamiento con ideales cívicos y democráticos. Un ejemplo de esto es la escena de los dos ferrys de "El Caballero oscuro".
 
 
Pero Batman es, nos guste o no, un justiciero. Como lo es, nos guste o no, Sánchez Gordillo. En su cruzada por unos firmes ideales, Sánchez Gordillo es ese tipo de símbolo que necesita el pueblo para despertarse. No a asaltar supermercados ni a tomar bancos. Si no a reaccionar ante el abuso de poder, a no esperar a ese "que lo solucionen otros" tan español. Se le persigue por sus actos, pero no por sus ideales.
 
Tendrá amigos y enemigos, por supuesto. Como los tuvo Batman, que parte de la población no estaba con él. E incluso será perseguido por la policía, como ya lo fue también el hombre murciélago. Pero seguirá siendo ejemplo de "querer cambiar las cosas". Más intenso, si. Aunque más paradigmático.
 
 
"Como hombre, soy de carne y hueso, pueden ignorarme o destruirme, pero como símbolo puedo ser incorruptible."
Bruce Wayne. Extraído de Batman Begins, 2005. Christopher Nolan.
 
 

http://barcomoreno.blogspot.es/img/batman.jpg

ATLETISMO Y ECONOMÍA

Escrito por barcomoreno 21-05-2012 en General. Comentarios (0)

Hasta la aparición de Paavo Nurmi hubo muchos y muy buenos atletas, pero este finlandés rompió los moldes de la época arrasando a sus rivales. Primera gran figura de los Juegos Olímpicos y, hasta la fecha, el atleta con más medallas -y más oros- y el tercer deportista con más metales, sólo superado por la gimnasta Larisa Latynina y el nadador Michael Phelps. Nurmi procedía de una familia humilde de la que quedó huérfano a los 12 años. Posiblemente, fruto de su dura infancia, forjó su espíritu de lucha y sacrificio. Su alimentación se basaba prácticamente solo en pescado seco y pan negro. Y el frío nórdico durante los inviernos también influyó en su marcada resistencia física. Participó en los Juegos de Amberes 1920, París 1924 y Ámsterdam 1928, y no llegó a Los Ángeles 1932 porque no le dejaron. Le acusaron de haberse hecho profesional, algo que por entonces estaba prohibido para participar. Paavo demostró hasta qué límites del sufrimiento podía llegar el hombre. Su resistencia sobrehumana le hizo ganar 12 medallas, nueve de ellas de oro y tres de plata, repartiéndolas por diferentes pruebas.

Y es que hasta en nueve disciplinas diferentes -todas en las que participó- obtuvo metal el llamado 'Finlandés Volador', por no decir los récords del mundo que batió, más de 25 en distancias tan dispares como los 1.500 metros o los 20 kilómetros. Por todos sus logros está considerado como el mejor fondista y mediofondista de todos los tiempos. Aún hoy conserva el récord de medallas de oro en unos mismos juegos para un atleta: cinco. No sólo fue el hecho de ganar, sino también cómo lo hizo. Por ejemplo, el 1.500 y el 5.000 los ganó el mismo día batiendo sendos récords del mundo con sólo media hora de diferencia entre las pruebas -y en un día que las crónicas registran uno de los más calurosos de la historia de París-. Fue un reto extenuante. En tan corto intervalo de tiempo adoptó su resistente cuerpo a las circunstancias.

 

Rememorar la historia de Paavo me hace ver numerosos símiles con la situación actual. Por ejemplo, es sabido por economistas que las medidas que los gobiernos toman actualmente para combatir la lacra de las estadísticas, necesitan de mucho tiempo para ver su resultado. Si se han adoptado medidas con una tendencia (por ejemplo, austeridad), los resultados nunca podrán valorarse bien o mal (es evidente que a corto plazo, mal), si ahora adoptamos políticas de crecimiento. Nunca sabremos cuál de las dos tuvo solución.

 

Tampoco sabremos qué hubiera pasado si hubiésemos dejado caer a Bankia. Al igual que tampoco supimos si Paavo ganaría en Los Ángeles. A lo mejor su historia hubiese cambiado, para bien o para mal. Lo que Nurmi si sabía es cómo debía administrar su fuerza para aguantar aquellas pruebas tan dispares. Probablemente los europeos no lo sepamos. ¿Dónde está el límite? ¿Cuándo decaeremos en nuestros esfuerzos? ¿Qué dato estadístico hará que la gente se eche a la calle en masa? Los griegos están arruinados indefinidamente. El Estado está intervenido porque se lo han impuesto. La sombra de la sospecha lleva ya varios meses en España. Hay veces que Europa, al igual que un Comité de Competición Olímpico, ha de tomar decisiones y decir: "hasta aquí". A los acreedores europeos no les va a pasar nada por devolverle la deuda más tarde. Si toda Europa dijese: "hasta aquí", "Ya no pagamos más". ¿Se imaginan lo que pasaría? Si eso lo hubiese dicho Paavo, su nombre probablemente no figuraría registrado ahora en la historia. Pero, ¿y Europa? ¿Y si nuestra resistencia no está tan preparada como lo estuvo la de Paavo?

 

Hay veces en las que peligrosamente pienso: un presidente Hugo Chávez habría nacionalizado totalmente Bankia y repartiría las casas a precios regalados, dado créditos directamente desde un Banco Nacional (como el ICO), y no permitiría que los directivos del IBEX-35 cobrasen más ahora, que lo que cobran en 2007 (que efectivamente, cobran más).   

 

Por suerte (creo que por suerte), la decisión no está ahora en mi cabeza, si no en las de 8 personas que este fin de semana han estado en Chicago. El deseo del G-8 de mantenimiento de Grecia en la moneda única no deja de ser un deseo hoy poco respaldado por la población de aquel país. Decisiones técnicas en manos del pueblo, decisiones políticas en manos de avaros. La llamada a generar programas de inversión en educación y en infraestructuras se queda en simple insinuación. El G-8, pues, parece haber tomado nota de la situación más que comprometerse en corregirla. Como Finlandia, que insinuó injustamente a Paavo Nurmi de haberse hecho "profesional", algo que nunca resultó ser cierto. En ausencia de rápidos y significativos estímulos al crecimiento, así como de una mayor disposición del BCE a reducir la inestabilidad financiera, no solo el crecimiento económico global seguirá hipotecado: también cobrarán cuerpo esas amenazas de proteccionismo sobre las que advierte el G-8. Algo (el proteccionismo) que no tuvo el país de Paavo pero que, en la práctica, no evitó que éste pudiera hacer historia.