La Fragata Negra

General

A PROPÓSITO DE LOS JUECES

Escrito por barcomoreno 31-03-2013 en General. Comentarios (0)

Ésta entrada viene a raíz de lo publicado por mi novia en su blog, http://jetlagnotes.blogspot.com , muy recomendado, y quisiera dar mi valoración porque el tema creo que lo merece.

En mi opinión Teresa tiene razón, la organización no debería descuidar a sus jueces. Creo que unos jueces que no vayan siquiera sin saber cómo es un debate de competición puede desvirtuar la competición, y considero que lo que da calidad a un torneo son los jueces. Así de simple. Cada torneo tiene la final que se merece, y buena parte de culpa la deberían tener los jueces.

Éstos deberían saber que hay turnos y existen unas reglas, y que hay que respetarlas. AHORA BIEN, no debemos olvidar el fin último del debate de competición: convencer con la verdad. Cuento que cuando estuve en el club de debate de la Universidad Pablo de Olavide, no canso de repetir que en ocasiones ensayábamos con Concha, la simpática limpiadora. Una mujer luchadora y que ha trabajado toda su vida, curtida en las batallas que dan los años. Y Concha dirimía el ganador. Y puedo asegurarles que Concha no solía equivocarse demasiado desde un punto de vista profesional.

Si el juez es inexperto en debate, lo será en otra cosa. Es una persona y su criterio, al igual que el del juez experto, es subjetivo. Es más, es una simple persona. Y si no ha visto un debate de competición en su vida, no lo ha visto para ninguno de los dos equipos. Este hándicap también debería de formar parte de la estrategia de los clubes, y hay que saber adaptarse a ello.

Puede que distorsione un resultado, claro. Pero si no le hemos convencido a él, difícilmente lo haremos a otros. Yo ensayaba con mi abuela, hasta que se enteraba de las dos posturas. ¿Seríais capaces de convencer a una masa numerosa de personas? Los debatientes no están al servicio de un jurado, si no de la sociedad. El día que olvidemos esto no tendrá sentido debatir. A menos que seamos coleccionistas de premios de metacrilato.  

La decadencia de la clase política

Escrito por barcomoreno 23-01-2013 en General. Comentarios (0)

Se manifiesta como una incapacidad para responder a los desafíos provenientes del ambiente, de una sensación de vulnerabilidad y de controlar o administrar las transformaciones que en el ámbito social se producen. Es una disminución drástica de la capacidad política para gestionar lo que tiene que gestionar. Esa es la decadencia política.

Decir que la clase política está en decadencia no es una opinión, es un dato corroborado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). ¿De verdad hay quien defienda que los políticos españoles están en auge ahora que las encuestas los sitúan como el tercer mayor problema de los españoles?

Lo que debería provocar un consenso urgente entre los partidos políticos no es la respuesta corporativista contra lo que dijo el juez Santiago Pedraz (exactamente eso: "decadente clase política", sino un plan urgente contra esa decadencia que envuelve a todos y cada uno de ellos, antes de que el divorcio con la ciudadanía vaya a más y sea irreversible.

No es admisible, por ejemplo, que uno de cada cinco parlamentarios del Partido Popular en las Cortes Valencianas esté imputado por corrupción. No es admisible los ERE´s, los escándalos de Bankia, los escarceos de Urdangarín, los sobres de Bárcenas. No ha habido día en las últimas semanas que no hayan aflorado nuevos casos. ¿Y saben cuál es el problema? Que no pasa nada. Nada. De ahí el abismo entre la sociedad y los políticos. Afecta a todo el sistema. Hay sensación de vulnerabilidad, como dije antes, cuando indultan al conductor kamikaze que mató a dos personas circulando 13km. en dirección contraria por una autovía.  

La falta de confianza es masiva y creciente entre los líderes políticos. Así, en los últimos meses, según encuestas de Metroscopia, en torno a un 80% de la población no confía en la gestión pública de Rajoy y otro 80% -de composición distinta al anterior- no confía en Rubalcaba, como jefe de la oposición; la clase política aparece como problema (el tercero, tras el paro y los problemas económicos), no como solución. En su último barómetro, publicado el pasado 13 de enero, el 74% de la población desaprueba la gestión de Rajoy como presidente de Gobierno y al 84% le inspira poca o ninguna confianza. En el caso de Rubalcaba alcanza el 81% de desaprobación y el 91% de desconfianza. Además, el 88% (85% de votantes del PP y el 93% de votantes del PSOE) afirma que Los políticos actuales están más preocupados por sus propios problemas e intereses que por resolver los de nuestra sociedad, y el 81% (73% del PP y 86% del PSOE) dice que Los políticos actuales crean problemas en lugar de resolverlos.  Y el 95% (95% del PP y 96% del PSOE) cree que Los partidos tienden a tapar y proteger a aquellos de sus militantes corruptos en vez de denunciarles y expulsarles.

Seguirá siendo indecente, seguirá siendo una preocupación, pero el abismo está convirtiéndose en insalbable. Y eso, eso señores políticos, no se arregla de la noche a la mañana. Y eso, eso compatriotas ciudadanos, no cambiará hasta que cambiemos nosotros.

 

 

"La política es un acto de equilibrio entre la gente que quiere entrar y aquellos que no quieren salir."

Jacques Benigne Bossuet (1627-1704) Clérigo católico francés y escritor.

 

DINERO Y DIGNIDAD

Escrito por barcomoreno 11-12-2012 en General. Comentarios (1)

¿Cuánto vale su dignidad?

 

Para Nafissatou Diallo, la limpiadora del hotel que acusó de agresión sexual al ex-director del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, vale 4 millones de euros.

 

Este caso, que como recordarán ustedes salpicó al francés en verano de 2011, ha sido llevado por el juez de Nueva York, Douglas McKeon, quien ha ratificado a primera hora de la tarde del lunes en su tribunal del Bronx el pacto. Éste hombre le ha parecido a bien que el silencio de la ex-limpiadora (porque a partir de mañana, dudo mucho que lo sea de facto), vale esa cantidad. Nafissatou, la humilde trabajadora, ha puesto precio a su dignidad por 4 millones de euros. Pero, ¿cuánto vale la de ustedes?

 

Y es que parece ser que la señorita Diallo no ha retomado su trabajo en el hotel de Nueva York. Según Associated Press, la limpiadora está recibiendo -hasta ahora, claro- una cantidad mensual en concepto de indemnización laboral por parte de la cadena hotelera. Sus abogados aseguran que la supuesta agresión sexual que sufrió ha “sumido a la joven y a su hija adolescente en un completo caos”. El remedio ya lo tiene en una cuenta bancaria de American Bank.

Imagine que es su caso. Que también le acosan sexualmente un tipejo de estos lares, y que le ofrece la oportunidad de comprar su silencio para que no ahonde más en su herida. ¿Cuánto valdría?

 

 

 Efectivamente y como ya nos advertía el dicho, "todo tiene un precio", hasta el mismo valor moral de afrontar un "dejar ir al culpable", por el Poderoso Caballero que es Don Dinero. Para la Comunidad de Madrid, es Eurovegas. Para George Lucas, la serie digital "Las Guerras Clon".

 

 

Para el que les habla, que le gusta mucho el cine, al oír el caso recordó a la magnífica y polémica película de Adrian Lyne, "Una proposición indecente", en el que David (Woody Harrelson), arquitecto, y Diona Murphy (extravagante y por aquel entonces cotizada Demi Moore), agente inmobiliario, son un matrimonio felizmente casado y bien avenido que, por culpa de un traspié económico, ve peligrar su nivel de vida. En Las Vegas, donde buscan un golpe de suerte en el juego que les traiga algo de dinero, un maduro y apuesto multimillonario (un gran Robert Redford) ofrece a David un millón de dólares a cambio de pasar una noche con su mujer.

 

 

 A los que hayan visto la película, sabrán de su entramado y desenlace y volverán a preguntarse lo que en su día ya se preguntaron: ¿qué haría yo si fuese David? A los que no la hayan visto la recomiendo, muy a pesar de su calculado final, y de que no les hará otra cosa que despertarse al día siguiente calculando, precisamente, cuánto valdría su dignidad. O la de sus servicios.

 

 "La derrota tiene una dignidad que la victoria no conoce."

Jorge Luis Borges

UNA ENTRADA A STAR WARS

Escrito por barcomoreno 23-11-2012 en General. Comentarios (0)

"Hazlo o no lo hagas. Pero no lo intentes".

Yoda a Luke Skywalker.

 

El que escribe pasó de la veintena hace unos años y desde hace unas semanas, con el anuncio de una nueva trilogía de Star Wars, me han venido a la mente los recuerdos de algunas tardes de mi pre-adolescencia. Justo cuando pasó exactamente lo mismo que hace unas semanas ha ocurrido. Ya agotada la primera trilogía del mito galáctico, George Lucas anunciaba su intención de rodar una nueva trilogía, ya pensada de antemano, para completar su obra cinematográfica. Entonces, fanáticos como éramos de Luke Skywalker (bueno de Luke no tanto), Han Solo y compañía, fantaseábamos sobre cómo serían las precuelas que estaban por venir.

Sobre el resultado y la calidad de la segunda trilogía se han escrito ya ríos de tinta y los encendidos debates sobre lo que ha aportado o ha arrebatado a la saga ya aburren. El tiempo entre una y otra fue sin internet, con los únicos medios de la escasa prensa escrita apasionada con el tema. Ni hablaremos de la prensa televisiva.

Lo que sí consiguió la segunda trilogía, además de aumentar el mito y engordar las arcas de Lucasfilm, fue presentar Star Wars a una nueva generación.

Esa generación de nuevos fans estarán sintiendo ahora lo mismo que yo hace casi dos décadas. La saga continúa, además de en las novelas, los cómics o las series de animación, con una nueva trilogía cinematográfica ya anunciada oficialmente. Y ya sabemos todo lo que eso conlleva: expansión del universo, nuevos personajes, nuevas tramas, futuros spin-offs, figuritas, videojuegos, novelas, juegos de rol, juguetes para regalar con los menús infantiles de las hamburgueserías... ¿No es fantástico?

Lucas negó por activa y por pasiva la posibilidad de producir una nueva trilogía. De hecho, argumentaba que con las seis películas quedaría contada la historia completa que él se había propuesto narrar. Ahora, con Disney de por medio y el anuncio oficial de la propia 
Lucasfilm se disparan las especulaciones... ¿Qué veremos en esta nueva trilogía?

En un principio se suponía que estas tres últimas películas, situadas en el tiempo justo después de la muerte de Darth Vader y el triunfo de la resistencia sobre el Imperio galáctico, tratarían sobre la vida de Luke Skywalker y la persecución de los últimos caballeros Sith. Pero, con los actores de la trilogía original un poco mayorcitos, la continuación inmediata de los hechos se antoja difícil. Por lo que parece más probable que el testigo lo cojan la siguiente generación en el universo Star Wars, es decir los hijos de Han Solo y Leia (Jaina, Jacen y Anakin Solo) o el hijo de Luke (Ben Skywalker). Aunque ya se ha anunciado que las películas nada tendrán que ver con lo escrito en las novelas.


En cualquier caso, el proyecto de las nuevas películas hace que los fans de Star Wars, de todas las edades, e independientemente de si amamos u odiamos la segunda trilogía, volvamos a sentir esas ganas tremendas de conocer ya todos los detalles. Ojalá Disney y los nuevos responsables de Lucasfilm traten a la saga como se merece y mimen la franquicia para conseguir que la nueva trilogía vuelva a ser 'la Saga' de ciencia ficción que todos queremos ver, comprar, coleccionar... Y ya os aventuro que cuando aparezca el primer 'teaser' y vuelvan a encenderse los sables de luz, no habrá baberos para retener todas nuestras secreciones salivares.

Star Wars no es la mejor película de la historia. Muchos de mis amigos se sorprenden aún cuando digo esto. Pero muy probablemente Star Wars sí sea la película más importante de la historia del cine.

Con ‘Star Wars’ comienza el cine moderno. Así de sencillo. Por supuesto que no es una isla a partir de la cual surja todo lo demás. Eso por descontado. Se enmarca en una época revisionista y rejuvenecedora que no hubiera sido posible durante la época de los grandes estudios. Así mismo, su marcado tono jovial, efusivamente luminoso, se encuadra a la perfección en un momento de inseguridad industrial y de dubitativos modelos narrativos. De hecho, Lucas va a contracorriente en unos años setenta en los que los Spielberg, Scorsese, Coppola y compañía cogen los antiguos géneros y estilos hollywoodienses y de alguna forma los transforman, buscando la perversión del clasicismo.

‘Star Wars’ lo cambió todo. A partir de entonces, cobró mucha mayor importancia el marketing. Renovó el interés por scores elaborados y sinfónicos (ya lo había hecho ‘Jaws’, del mismo Williams, pero aquí mucho más). Inauguró la categoría de herramienta esencial de los efectos especiales de toda clase (maquetas, pantallas azules, animaciones, maquillajes). Evidenció la falta de cultura cinematográfica de la mayoría de sus imitadores (llegando hasta nuestros días, con los astutos, brillantes, pero pobres en cine puro Wachowski o Jackson). Entregó el cine a los adolescentes. Para bien o para mal, ‘Star Wars’ significó el principio de una nueva era, mientras que otras películas de mucho mayor prestigio, como ‘Ciudadano Kane’, recogían y cristalizaban los adelantos técnicos y narrativos acumulados hasta entonces. La de Lucas, sin embargo, reencontraba en el cine el espacio de la aventura infinita, de los sueños hechos realidad.

Porque no existe película más famosa que ‘Star Wars’. Porque ‘Star Wars’ es sinónimo de cine-espectáculo, de acudir a la sala a maravillarse, una y otra vez. Porque el impacto en la cultura popular de esta saga está a años luz (nunca mejor dicho) que el de otras como ‘El señor de los anillos’ o‘Matrix’. Sin embargo, sin ella no existirían éxitos grandiosos como el de ‘Avatar’. Porque sus valores éticos siguen significando una lucha contra la opresión, una búsqueda de la libertad individual y colectiva, de la dignidad y lo mejor de cada uno de nosotros. Porque su historia sigue siendo la de la fraternidad, la amistad, la lucha, el valor, la redención, el perdón y el éxtasis de vivir.

Lo que nos queda es un sinfín de filtraciones, rumores, imágenes y años (hasta 2015), que espero que maravillen a una nueva generación tanto como hizo con la mía.

Que la Fuerza nos acompañe...

 

SENSACIONES DE MADRID. SENSACIONES DE VARSOVIA

Escrito por barcomoreno 08-11-2012 en General. Comentarios (0)

La semana pasada estuve siete días de vacaciones. Como no podía ser menos, aproveché  para ver a mi novia en Varsovia.

 

No les aburriré con detalles del viaje. Voy a hablarles de sensaciones turísticas. Varsovia, la capital polaca, es una ciudad que me eliminó todos los clichés que tenía de ella nada más pisarla. No es una ciudad triste ni desangelada, ni mucho menos pobre y ruinosa. Es un lugar reconstruido a sí mismo que se vale de sus condiciones climáticas para autoaprovecharse. Por ello tiene bellísimos parques que en otoño mezclan las hojas caídas de los árboles con abundante nieve, y avenidas enormes y anchas de estilos neoclásicos. Es una ciudad que vive de los servicios y de la historia. La de sus celebridades, como el genial músico Chopin o el destacado astrónomo Copérnico.

 

El Stare Miasto, el casco histórico de la ciudad, ha sido coloreado por caprichosos decoradores y el Centro de la Cultura -un edificio de más de 30 plantas que sirve un poco para todo-, es odiado por los más viejos del lugar porque fue construido en etapa comunista. Por la noche, decenas de focos de colores lo iluminan brillantemente, compitiendo con los rótulos de las marcas que tienen sus oficinas en los rascacielos más cercanos.

 

Es una ciudad con muchos jóvenes españoles en busca de fortuna o año académico, y los nativos -del que una amplísima mayoría tiene un perfecto inglés-, se paran a ayudarte si estás viendo un mapa. Esa es Varsovia. Una ciudad de cielo gris que lucha por tener color.

 

No como Madrid. Les confieso que cada día que tengo que pasar por la capital española, más la odio. Me atrevo a decirles que Madrid no tiene personalidad. Es la capital más ácara que he visitado, sin respirar, como les digo, una personalidad propia. Y la sensación que me transmite es, a todas luces, negativa. Puedo confesarles también, que sentía más inseguridad en la capital española que en la mismísima Nueva York o la "city" londinense. Madrid tiene partes que son bonitas, pero tienen más de 500 años. El metro es hostil, carísimo, ineficiente y sucio. Con un mendigo o cantautor en cada estación. Lleno de personas que se miran las unas a las otras con cara de sospecha y mano en la cartera. O leyendo sin transmitir,a pesar de ello, el mínimo atisbo de cultura sobresaliente. Desde el avión o desde el AVE, puede verse a lo lejos la gran boina contaminante que sombrerea la ciudad. No es elegante, es pija. O desagradable. O lo uno o lo otro. Y sobretodo no es acogedora. El Retiro o el Campo del Moro han perdido el encanto que tenían, y los barrios pasan a ser cada vez más inestablemente multiculturales.

 

La Castellana se ha atrincherado a sus grandes empresas y la Gran Vía es tan tan tan comercial, que apesta. Soporta un tráfico horrible, imposible de aparcar cuando vas al centro, la gente va con prisas y hay que tener suerte para encontrar a alguien agradable. Desconfiada. Contaminada. Degradada.

 

Vayan a Barcelona, vayan a otras capitales y exprésenme su opinión. Y díganme si les gustaría vivir en esa capital o en otra. Yo, por infortunio y visto el progreso social e institucional que está llevando, me quedo con cualquier otro sitio.